• Latest News

    6 de noviembre de 2016

    RESIDENTES DEL VIENTO (Capítulo 42)

    #LABUENAVIDA

    María G. Arizmendi


    UN PASEO ESTILO MEDIOEVO

    Le resultaba torturante estar cerca de Sigrid y fingir indiferencia. Él no sabía fingir, pero valdría la pena aprender porqué estar cerca de Sigrid era una dulce tortura. Pues bien, fingiría cuando lo que más deseaba era llevarsela lejos de Curt.

    Sigrid lo entendió así como si lo hubiesen hablado. Dedicaron un día a visitar las ruinas de Xochitepec y Tepoztlán, un poblado con numerosos residentes extranjeros atraídos por su fama de ser un centro magnético. Al día siguiente recorrieron exposiciones de pintura y escultura; por la noche acudieron a la ópera en el Palacio de Bellas Artes.

    Sigrid se mantuvo del brazo de Gretel o de Edna. Verdaderamente pensaban como uno solo. Oscar le agradeció en silencio su discreción, porque sabían que si rozaran sus manos, irremediablemente se abrazarían. Al término de la ópera, Oscar las llevó a cenar en el restaurante Veranda en Paseo de la Reforma, recién inaugurado y muy de moda. Sigrid atraía las miradas masculinas y femeninas pero no parecía notarlo. Durante la cena, Oscar les agradeció que aceptaran su compañía y les anunció que al día siguiente se trasladaría al astillero. Dirigiéndose a Sigrid, le hizo prometer que si llegara a necesitarlo por cualquier circunstancia imprevista, lo buscaría sin vacilar.

    - Sigrid está muy segura con Curt, pero si éste tuviera que ausentarse por asuntos diplomáticos, me tranquiliza saber que cuento contigo y te lo agradezco -intervino Gretel dándole un beso en cada mejilla- verdaderamente Edna, tenemos un Sol. Gracias hijo por estos días encantadores.

    SI COMETES FALTA

    Después de unas horas de nadar y pescar en el río, Juan y Oscar se encaminaron a la casa en el jeep, luego de cargarlo con los arpones y la cesta llena de truchas.

    -¿Preparaste algo de cenar? -preguntó Kranz.

    -¿Vas a querer cenar? -se sorprendió Juan- ¡Qué oportuno! Prepararé las truchas con achiote, jitomate y acuyo. Vas a querer doble ración. A ella le gusta este platillo... esta noche ¿sí dormirás con ella?

    Siguiendo el curso de sus propios pensamientos, el ingeniero naval pensó en voz alta:

    -Hace muchos siglos vivió un rey que tenía una esposa muy bella. El joven Paris visitó a ese rey y se enamoró de la reina, quien le correspondió y eso bastó para que el la raptara y la llevara al palacio de su padre, el rey de Troya...

    -¿Así fue como raptaste a Ruth?

    -¿Qué te hace pensar eso?

    -Por la forma en que la trajiste... como que de la iglesia se la quitaste al novio. Aunque no veo para qué...

    Continuará

    Envío un saludo cordial a la familia humana.

    HIJOS DE LA LUZ POSITIVA:
    HAGAN RESONAR
    LAS CAMPANAS DE LA VERDAD
    • Blogger Comments
    • Facebook Comments

    0 comments:

    Publicar un comentario

    Agradecemos sus comentarios y esperamos contestarlos todos en caso de que algún comentario no se contestado hagannoslo saber via e-mail a: comentarios@loveandproductivity.com

    Item Reviewed: RESIDENTES DEL VIENTO (Capítulo 42) Rating: 5 Reviewed By: LYP
    Scroll to Top