• Latest News

    21 de noviembre de 2016

    Desapégate del Resultado.

    #Nextia

    Carlos Del Angel 


    Una de los procesos que más trabajo me costaron cruzar en el "camino del emprendedor" y quizás en otros tantos aspectos de mi vida ha sido algo que quizás ya hayas escuchado antes: "Desapegarse del resultado". Para mi fue complicado primeramente entender de qué se trataba y luego vivir el proceso hasta poder tener la experiencia completa al respecto.

    Por varias semanas, si no es que hasta meses, vivía algo frustrado por no poder llegar a los resultados establecidos conmigo mismo. Y es que cuando tienes un objetivo claro y espefícico en mente se supone que el resto del proceso debería de ser más simple. Sin embargo, en mi caso no fue del todo cierto. Lo más curioso, es que como en otras tantas ocasiones, la frase: "Desapégate del resultado" me perseguía incesantemente, lo leía en alguna publicación de desarrollo humano, en algún libro de negocios, tanto así que hasta mi coach personal me lo dijo. Ello me dio un indicio, de que era una señal, de que los resultados no estaban siendo los prometidos por alguna razón más allá de la falta de acción, porque ya acción se estaba llevando a cabo. Más bien, había algo, una piedra en el zapato como luego suele haber y no encontraba la respuesta hasta que presté atención a las señales.


    Entonces comencé a hacer un análisis al respecto, una introspección para entender cuál era el origen de mi apego al resultado. Luego, recordé que gran parte de mi adolescencia fui educado de esa manera, y que quizás a ti también te haya sucedido. Hay un simple escenario con el que te puedo dar un ejemplo claro de cómo fuimos educados para buscar siempre el resultado ignorando el proceso real de crecimiento que ello implica. Me di cuenta que el apego a los resultados, el escenario es el siguiente: 

    Durante la entrega de calificaciones cuando salía mal la respuesta de mi papá era: "Es tu único trabajo, tu única obligación es salir bien en la escuela".

    Cuando llegaba a una calificación mejor: "Si te hubieras esforzado más hubieras logrado un 10"

    Cuando lograba el 10 de calificación: "No podía esperar menos de tí, es lo único que tienes que hacer"

    No sé si este fue un caso como el tuyo, pero sé que pudiste haber vivido algo similar. En el mundo occidental se nos educa así, a trabajar única y exclusivamente por el resultado y no por el proceso en sí. Ahora bien, ¿cuál es el punto de todo esto?

    El punto es, ¿todo lo que haces lo haces por un resultado o aprobación o lo haces porque realmente amas lo que estas haciendo y disfrutas de ello?

    El dilema que yo tuve fue: cómo desapegarme del resultado si eso es precisamente lo que estoy buscando, lograr un resultado, llegar a una meta, obtener algo, de otro modo para qué tanto esfuerzo.

    La respuesta fue simple, tienes que convertirte primero en lo que quieres llegar a ser... Sí aunque suene como una extraña paradoja, para que el resultado venga sin aparente esfuerzo y sin las implicaciones de a veces no controlar el resultado final y no llegar a la meta establecida tienes que recordar que el crecimiento siempre viene de adentro hacia afuera. 

    Déjame darte un par de pasos para lograr un desapego del resultado y entonces lograrás fluir de una manera más liviana en TODO, no solamente en cuestiones de negocios o proyectos.

    1. Establece metas cortas y alcanzables.

    Sí, tienes un sueño, uno grande, y es por ese sueño que estás decidiendo hacer cosas más allá de tu propia idea de 'límite'. Pero el sueño no llegará por arte de magia sin antes haber cumplido metas pequeñas ¿Cuáles? Sencillo, que tus metas pequeñas y alcanzables estén alineadas con tu cambio de hábitos. Esto te llevará a actuar por cuestiones presentes, a vivir el momento y de poco en poco verás que los cambios se arraigan cada vez más en tu programación mental. No importa cuánto tiempo te lleve, LO ÚNICO QUE IMPORTA ES LO QUE HACES HOY. 

    2. Deja el pasado en donde pertenece.


    Si ya lo habías intentado y fracasaste ¡qué bien! Has tenido una experiencia que te ha hecho crecer y aprender. Pero déjalo atrás, ya no tiene remedio, deja de culparte por lo que ya no tienes control, lo único que tiene remedio es lo que harás a partir de hoy. Lo único sobre lo que tienes control es sobre las decisiones que tomas HOY.

    3. Equilibra siempre el trabajo interno con el trabajo externo.

    Dedícate siempre un periodo de tiempo para desarrollarte a ti mismo en el SER, lo que incluyen actividades de crecimiento personal e introspección como la meditación o alguna disciplina que te ayude a centrar tus pensamientos y emociones. Y a capacitarte para ser mejor en lo que haces.

    El otro tiempo dedícalo en el HACER, es decir, llevar a la práctica todo lo que aprendes y encargarte de NO IRTE A LA CAMA hasta que hayas hecho algo de valor para ti, para los demás y para la meta que quieres alcanzar.

    4. Céntrate en el proceso, NO EN EL RESULTADO.

    Cuando hagas los 3 pasos anteriores, te darás cuenta de que lo que vale la pena de disfrutar el proceso y entonces en tanto tu crecimiento interno comience a florecer, los resultados llegarán prácticamente solos.

    Por último me gustaría recomendarte una película que entre otras cosas, deja como enseñanza y en mayor detalle lo que aquí te compartí.

    "El Camino del Guerrero" o "El Guerrero Pacífico".


    Me encataría conocer tus comentarios dentro de esta misma publicación o a mi correo electrónico: cdelangel@gmail.com

    Si quieres conocer más información sobre mi trabajo entra a: www.shinydemise.com

    Si estás interesado en tener una asesoría personalizada puedes contactarme al What's App: +521 55 5143 6799

    Bendiciones


    • Blogger Comments
    • Facebook Comments

    0 comments:

    Publicar un comentario

    Agradecemos sus comentarios y esperamos contestarlos todos en caso de que algún comentario no se contestado hagannoslo saber via e-mail a: comentarios@loveandproductivity.com

    Item Reviewed: Desapégate del Resultado. Rating: 5 Reviewed By: LYP
    Scroll to Top