• Latest News

    5 de noviembre de 2016

    AUTOCRÍTICA

    #ALNATURAL 

    Fabian Conde 


    El milagro es una invención gramatical para un fin exclusivamente lingüístico, pues en realidad somos los arquitectos de nuestro propio destino y todo obedece a la ley de causalidad.

    Si algún error de cálculo existe en el proceso de nuestras vidas, los culpables somos nosotros mismos.

    Todos tenemos la posibilidad de errar; todos ya erramos bastante y todos aún erraremos para aprender y acertar; sin embargo, ninguno debe persistir en el error, por cuanto incurriríamos en la anulación del raciocinio, que constituye la mayor conquista espiritual.

    En el reconocimiento de la falibilidad que nos caracteriza, si no es lícito reprobar a nadie, no será justo cultivar la indulgencia para con nosotros; y si debemos perdonar incondicionalmente a los demás, no nos corresponde olvidar la severidad para con nuestras propias faltas.

    Por tanto, para acertar, no debemos eludir el "conócete a ti mismo”, que debe comenzar en lo más íntimo de nuestra alma poniendo el esfuerzo de una constante vigilancia interior.

    Ese trabajo analítico de adentro y para adentro nace de la humildad y de la intención de acertar con el bien, demostrándonos el exacto valor de nuestras posibilidades en cualquier manifestación.

    Autocrítica sí y siempre…

    Podadera de la sensatez – corta lo superfluo de la fantasía.

    Balanza del comportamiento – sopesa todos nuestros actos.

    Lima de la verdad – come a la ilusión.

    Metro moral – define la medida de nuestro discernimiento.

    En todas las expresiones personales es posible errar, en más o en menos.

    Quien no avanza por el camino del equilibrio, el que sólo la autocrítica nos señala con nitidez, resbala fácilmente en lo inexacto o en el exceso, perdiendo así la línea de los valores y las proporciones.

    Con la autocrítica, lisonja y censura, elogio y sarcasmo dejan de ser peligrosos destructores, toda vez que la mente, provista de semejante luz, acata los dictados del buen sentido, evitando la audacia exagerada de quien intenta volar hasta las nubes sin alas o el temor enfermizo de quien no se anima a dar un solo paso por sentirse incapacitado; al mismo tiempo que amplía las corrientes de cooperación y simpatía alrededor de sí misma por los recursos de que dispone en la medida certera del bien, pues bajo ella, la compasión no empeora al necesitado y la caridad no humilla a quien sufre.

    Sé fiscal de ti mismo, a los fines de no erigirte en verdugo de tus prójimos y, estudiando tus propias acciones, vive hoy tu condición de juez de ti mismo, a efectos de que mañana no sufras la amarga tortura del delincuente.

    OPINIÓN ESPIRITA 
    Esp. André Luiz
    Francisco Cándido Xavier //Waldo Vieira
    • Blogger Comments
    • Facebook Comments

    0 comments:

    Publicar un comentario

    Agradecemos sus comentarios y esperamos contestarlos todos en caso de que algún comentario no se contestado hagannoslo saber via e-mail a: comentarios@loveandproductivity.com

    Item Reviewed: AUTOCRÍTICA Rating: 5 Reviewed By: LYP
    Scroll to Top