• Latest News

    30 de octubre de 2016

    RESIDENTES DEL VIENTO Capítulo XL

    #LABUENAVIDA

    María G. Arizmendi


    BODA DE GRETEL

    Oscar siguió informando a Hugo:

    -Con la reciente devaluación del peso... con tu dulce carácter, terminarías matándolo.

    -¿Qué tiene que ver la devaluación?

    -La semana pasada cambió de manos el ingenio San Martín, tú lo sabes.

    -Sí. Ahí estaba yo. Fui a revisar unas calderas... por cierto, ahí saludé a Slatter...

    -Tracy es socio de Slatter y ambos tienen nexos con el gobierno. Se les señala como exportadores de dólares. No quiero hablar de ellos. Creo que hacen cosas nauseabundas. Dime cuánto necesitas ahora.

    - Diez millones para la melaza. Dicen que es medicinal y quiero contribuir con la farmacéutica. También haré alcoholes potables...

    -Cuenta con ellos. Daré instrucciones al Banco.

    Hugo se quedó de una pieza, como si acabara de descubrir una mina de oro.

    -Eso es mucho dinero a la palabra. Te firmaré un pagaré...

    -¡Vaya! Es un honor -replicó Oscar distraídamente mientras, presa de celos y tristeza, observaba que Sigrid dejaba el piano para recibir los bocadillos que Curt le llevó.

    Hugo se sorprendió ante tal declaración. Desde chamaco había admirado los rasgos tan hermosos, su porte aristocrático, sus finos modales, su nobleza al defenderlo de los muchachos pendencieros, su carácter controlado, su profundo amor por Edna, su respeto a las muchachas, su generosidad... y ahora... le prestaba parte de su fortuna y era un honor... (?) Hugo atinó a decirle "serás mi socio", pero Kranz no lo oyó; observaba a Sigrid que apenas probó un bocado, le agradeció a Curt con un beso en la mejilla y volvió al piano. Tocó una polka y le aplaudieron; empezó la segunda y Ruddy ofreció su brazo a Gretel que irradiaba belleza, elegancia y alegría, llevándola a bailar a la terraza. Ludwig Kranz había enseñado a Edna a bailar polkas y su hijo lo sabía, así que dijo a su amigo:

    -No seas aburrido y ve a bailar con Stormy Dolly; yo bailaré con mi madre y después bailaremos con la novia si mi tío Ruddy lo permite.

    UN PASEO ESTILO MEDIOEVO

    Los Kessler ya tenían reservado su alojamiento, pero Curt accedio a quedarse con los Kranz mientras Ruddy recibía de su embajada una documentación que llevaría a Colombia, con la intención de que madre e hija estuviesen juntas hasta el día de la inminente partida.

    Edna sabía que Oscar estaba en una junta en la cámara de industriales y que al termino de dicha junta volaría a Veracruz. En el momento en que Gretel se fuese a Colombia, Curt se llevaría a Sigrid a su nuevo domicilio y Oscar jamás iría a visitarla. Ansiosa de acercarlos sin Curt presente, aunque fuese por un segundo, cuando Oscar la llamó para avisarle que se iba al puerto jarocho, Edna le pidió que se quedara para pasear a Gretel. Entendido Oscar de la intención, replicó: -
    -¿Cómo me pides eso mamá?

    -Serán dos dias mi Sol. Mientras los señores se van a sus oficinas, podrías llevarnos a un lugar turístico...

    Difícilmente podría Oscar negarse al deseo de su corazón, cuando además, su madre propiciaba el encuentro. Sinti que Edna confiaba demasiado en su fuerza de voluntad....

    Continuará

    Envío un saludo cordial a la familia humana

    EL AMOR NO SE COMPRA NI SE VENDE
    • Blogger Comments
    • Facebook Comments

    0 comments:

    Publicar un comentario

    Agradecemos sus comentarios y esperamos contestarlos todos en caso de que algún comentario no se contestado hagannoslo saber via e-mail a: comentarios@loveandproductivity.com

    Item Reviewed: RESIDENTES DEL VIENTO Capítulo XL Rating: 5 Reviewed By: LYP
    Scroll to Top