• Latest News

    27 de septiembre de 2016

    ¡QUÉ NO PASE EL DESGRACIADO!

    #AMORESLARESPUESTA

    Luigy Vissuet


    Hoy es el día más importante de mi vida, sin lugar a dudas, pero el de ayer fue muy singular, veamos:

    Se cumplieron dos años de la cruel matanza de los 43 estudiantes de Ayotzinapa. Y aunque antes, ya había habido gente (que protesta) asesinada nada más por no estar de acuerdo con las imposiciones de la clase gobernante; y aunque por desgracia, seguirá habiendo sacrificios humanos derivados de la lucha por el poder, Ayotzinapa ya quedó grabada como un parteaguas en la historia de México.

    Espero que el sacrificio de esos estudiantes sirva como cimiento para el nacimiento de una nueva civilización donde reinen la paz, el amor y el entendimiento en los seres humanos (bajo el teorema de la Pirámide que son triángulos 3 sobre bases cuadradas 4).



    Por otra parte, se selló la paz entre el gobierno de Colombia y la Guerrilla, las FARC-EP (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia- Ejército del Pueblo). Rodrigo Londoño, Timochenko, Jefe Máximo de la Guerrilla, y el Presidente Juan Manuel Santos firmaron un acuerdo histórico que parecía imposible de alcanzar.

    El marco fue la hermosísisma ciudad de Cartagena de Indias (Patrimonio Cultural de la Humanidad) en el Caribe Colombiano. 

    Tras 52 años de guerra que dejó 8 millones de víctimas (entre ellas 260,000 muertos, 45,000 desaparecidos y casi siete millones de desplazados). Todo eso sin contar los daños materiales, los miles de millones de dólares invertidos en armamento por ambos bandos y todo el horror y el sufrimiento que se deriva de una cruenta guerra.

    52 años de conflicto armado...

    En Mesoamérica, mucho antes de los Mexicas, se practicaba ya la Ceremonia del Fuego Nuevo cada 52 años. Con este ritual se buscaba el equilibrio y el orden del ser y del universo y se renovaban, a través del fuego, tanto las cuestiones sacras como las mundanas.

    Yo espero que esta guerra civil, que esta revolución colombiana, que estos 52 años de lucha sirvan para que ahora sí haya suficientes fuentes de empleo, suficientes escuelas, hospitales y casas para el amado hermano pueblo colombiano.



    Pero lo que más acaparó la atención del mundo fue la parafernalia creada por el 'talk show' llamado debate por la presidencia del país más poderoso del mundo: Estados Unidos de Norteamérica (que no América, América es mucho mucho mucho más que ese país y NO es solo ese país y ya es tiempo que le llamemos a las cosas por su nombre).

    Por un lado, la esposa del expresidente Bill Clinton, Hillary Clinton, impecablemente vestida y con una dicción inmejorable (cualquiera que domine regularmente el idioma de Shekaspeare podía entenderle sin necesidad de intérprete); por el otro, un aguerrido, mentiroso, discriminador, misógino y agresivo Donald Trump.

    El debate 'farandulesco' fue para ganar votos entre la población blanca de los EE UU. Las minorías afro americanas, hispanas, asiáticas y árabes se han decantado por la candidata demócrata. En ese sentido, Trump actuó de acuerdo al librito: prepotente, imperialista, soberbio y mentiroso por naturaleza y por decreto.

    La ganadora de este primer debate de tres, fue Hillary, aunque no podemos soslayar que entre la población blanca, que es la mayoría en ese país, Trump va once puntos arriba. 


    Finalmente, no importa quién gane las elecciones, pues ambos partidos son de ultra derecha e imperialistas. No se acabará la guerra en el mundo, ni se destruirán los kilómetros de muro que ya existe entre México y los bárbaros del norte desde hace décadas (mucho más largo que el de Berlín e igual de ignominioso), ni dejarán de entrometerse por todas partes, ni dejarán de ser la policial del planeta. Pero ¡ay de la Tierra! Si gana Trump pues sus ideas retrógradas pueden causar muchos estragos en la humanidad y no creo que sea conveniente dar pasos para atrás en el devenir histórico del género humano.

    Tanto trabajo (al igual que vidas, sacrificios y sufrimiento que ha habido y hay) que ha costado dar pasitos hacia adelante como para darnos el lujo de retroceder en nuestra evolución con un líder mundial de la calaña de Trump.

    Haciendo alusión a la popular frase que usaba Laura de América en su 'talk show' y con el sincero deseo, fe y esperanza de que no salga electo un ser que se ha ganado la antipatía de la mayoría de la población mundial, y por su carencia de gracia, es que digo:




    ¡QUÉ NO PASE EL DESGRACIADO!


    Amor es la respuesta 

    Sígueme en:

    Facebook/Luigy Vissuet
    Twitter/@luigyvissuet
    Google+/luigy vissuet
    • Blogger Comments
    • Facebook Comments

    0 comments:

    Publicar un comentario

    Agradecemos sus comentarios y esperamos contestarlos todos en caso de que algún comentario no se contestado hagannoslo saber via e-mail a: comentarios@loveandproductivity.com

    Item Reviewed: ¡QUÉ NO PASE EL DESGRACIADO! Rating: 5 Reviewed By: LYP
    Scroll to Top