• Latest News

    3 de septiembre de 2016

    EXPERIENCIAS DE INTERIORIZACIÓN

    #ALNATURAL

    Fabian Conde 


    Mi preparador en Psicología me propuso una tarde: (creo que me sirve como para describir con mucha exactitud lo SENTIDO ayer en nuestra APERTURA del portal 8-8-8-8).

    “Juan, describe como te sientes después de una experiencia sensorial plena, con tu impresión general exterior e interior de la experiencia, a poder ser con los máximos detalles posibles” y sin límite de tiempo.

    Vale, de acuerdo, -digo-, y hago acto y seguido unas respiraciones lentas y profundas, cierro los ojos e inicio la recreación de la exposición.

    Me encuentro con los ojos cerrados, lo veo todo gris, con leves ráfagas de color blanco, de colores que paulatinamente van apareciendo enriqueciendo mi visualización y fundiendo a la vez imaginación, percepción y sentir, entrando y situándome en el éxtasis de la experiencia de la siguiente manera:

    Se aclara mi mente, estoy rodeado de luz, el paisaje de un valle, me llegan los cánticos suaves de pájaros, el sonido del roce de las hojas de los árboles cercanos, un río susurra plácidamente en la lejanía, mis pies están frescos, como desplazándose patinando por la hierba cálida de la mañana, o bien de la arena o tierra blanda del campo, el lugar está soleado sin incidir en la piel, muy al contrario el contacto es muy agradable de calor corporal sin molestar.

    Siento el aire, la brisa suave, mueve mi pelo, a la vez que lo siento pasar a lo largo de mi rostro cariñoso, siento como me rodea y como me acaricia el cuerpo sin detenerme a matizar si estoy vestido o desnudo, carece de importancia, solamente estoy abierto al sentir en su máxima expresión, tengo la sensación de estar bajando de una nube blanca de algodón hacia tierra, sencillamente flotando de forma que me siento formando parte del espacio, de la atmósfera, sucede lo contrario que por las noches cuando me desplazo raudo a través de Estrellas, Planetas, Asteroides, Satélites… es otra situación más cercana, como de aquí mismo, formo parte de su ingravidez y de su flotabilidad perfecta, completa y entera.

    Siento como la naturaleza y sus muchos susurros llenan mi entorno, como los sonidos de las hojas al rozarse en la leve brisa me acompañan, como tengo la multiplicación de sensaciones de estar en varios sitios a la vez, en una continuidad de lugares, lo mismo en una rama rodeado de hojas que me acarician y me envuelven en su amor y en su aroma de verdor oxigenado y puro, como puedo formar parte de esa sabia que recorre su interior, ese diamante verde que significa el contacto con un gran árbol centenario o milenario (como mi amigo en la Sierra de Urbasa desde el 78 en que me lo presentaron), como navegas por el torrente interno de su corteza, como sientes a la vez su fluir, su verdor grato y su descenso y ascenso cómodo y seguro, con ese palpitar, como llegas hasta el Padre-Madre Tierra y te sumerges en ella, sin presión ni impedimento alguno, como si estuvieras en el aire, puedes surcar su interior, porque se abre para ti, navegas en tierra, recorres rincones, entras en grutas, tomas minerales, sabia, proteínas, subes partículas adheridas a ti, asciendes por el tronco llegas a las ramificaciones de las hojas y dejas escapar esas pompas de aire que salen a la superficie armónicamente…

    Puedes acompañar a esas burbujas y volar al lado de un pájaro o sentirte en una poderosa águila que surca el espacio subiendo y bajando la montaña, cortando el aire con majestuosidad, sintiéndote el dueño del aire, del tiempo y del espacio, es una sensación solamente notable cuando la experimentas, porque no tiene parecido con ninguna otra, aparentemente son todas parecidas, éstas que te describo solamente son apreciables cuando estás dentro de ellas, en su curso, en su dimensión, cuando participas en ellas, porque puedes abrir tus brazos-alas y volar como esa águila que en un principio has creído ver o formar parte de ella… porque eres tú mismo el que se encuentra volando, el que puede posarse en aquellos pinos y sentir como tus garras-pies te sujetan a la rama, como diriges tu vista hacia abajo y puedes ver como un feliz conejo está saltando entre las hojas secas que se encuentran dando calor y líquenes alimenticios a la tierra al fundirse en nutrientes y formar parte del paquete alimenticio que soporta el bosque y eres feliz ya que sientes por un lado el apetito de un águila hacia su alimento: un conejo indefenso y con otra sensación a la vez en tu propio interior que decide dejarlo vivir y marcharte de allí alzando el vuelo hacia otro lugar.

    Puedes llegar al lago cercano donde encuentras que al llegar al agua y sumergirte decididamente en ella te rodea una tenue temperatura y como vas nadando hacia la profundidad respirando tranquilamente por unas branquias que han seleccionando el oxígeno que llega a ellas y como el agua circula por tu interior grácil y plácidamente, con seguridad y con agradable sensación de bienestar, sabes que te estás cruzando con pececillos, con peces y con delfines y cetáceos de gran tamaño que emiten unos ultrasonidos que llegan hasta ti y como les respondes en una especial danza de matices que llena tu corazón de emoción al poder comunicarte con todos los componentes del ambiente marino que te cruzas en el camino, pasas la mano por un delfín que tienes al lado y al otro lado un hermoso tiburón blanco que te mira con sorpresa y afecto, eres uno mas de aquel gigantesco acuario del Padre-Madre Océano donde te encuentras, visitas cuevas llenas de maravillosas sensaciones de luces, brillos y colores de sus habitantes, todos vienen a verte, eres un represente que pocas veces tienen ocasión de encontrarse, al igual que tú con una agradable sensación en tu interior de gratitud por el encuentro y a la vez satisfacción interior por compartir con ellos, con todos y con cada uno en particular ese momento de fusión telepática y emocional intercambiando sonidos, danzas de un lado a otro, cabriolas, nadando rápido o lento, en un banco de diminutos seres marinos… que llena tu Ser de Amor, tanto que no te cabe en el corazón.

    Sales de ese hábitat y te encuentras en una gran pradera en la que a lo lejos te encuentras con una gran hoguera, también unos seres sentados a su alrededor que parece que están esperando a alguien, por supuesto te están esperando a ti y decides participar con todos ellos, levantas tu mano respetuosamente, ya que así te reciben levantándose de su circulo para invitarte a formar parte de ellos, las llamas crepitan en el silencio de la noche, entonces te das cuenta de que te encuentras entre grandes Hermanos Indios de las tierras americanas primigenias, Apaches, Sioux, Mezcaleros, Comanches, Kiowas, Sosones… todas las tribus tienen cabida, todos ellos tienen su nombre: Oso Gris, Águila Blanca, Zorro Azul… y todos ellos son grandes seres que se encuentran energetizando el Planeta y decides amorosamente compartir con ellos y con tu Presencia a iniciar unas danzas Sagradas, para ello te colocan una corona de plumas y se inicia una hermosísima danza que en principio aunque no la conoces la sientes, y como, cada nota de tambor surge de tu interior armónicamente y la sigues con plenitud de conocimiento, porque cada una está decidida a un Gran Ser: los Elementos, Los Elementales, Los Grandes Maestros, los Ancianos que siguen coordinando las Tribus del Mundo estén donde estén, todos pertenecemos a esos orígenes, todos hemos formado parte de sus vivencias, ahora interactuamos en otros parámetros, ¡no importa!, todos estamos conectados, todas las épocas terrestres son un suspiro comparadas con los eones, con los centones… cualquier medida extraterrestre que no comprendemos y que han sido y forman parte de nuestras anteriores experiencias en otros planos de existencia que hemos disfrutado y que ahora los velos y las capas nos han hecho aparcar… y sigues danzando y danzando al ritmo de los tambores, admites como se acercan diversos representantes del reino animal de la Pradera… incluso bisontes… y todos forman parte del ambiente general, hermanos zorros, hermanos lobos, todos son hermanos para los hermanos indios… es su sencillo lenguaje el que los caracteriza por su gran humildad y amor por todo cuanto les rodea, mientras viven y escriben sus historias parapetados en la sabiduría de sus antepasados que los precedieron en armonía.
    Dejas el entorno y te diriges al norte, a las nieves perpetuas entre bosques llenos de ramas de árbol blancas, la blancura te rodea y sin embargo estas a gusto, automáticamente te sientes protegido por el propio entorno que forma parte de ti, ya que realmente vienes de la Tierra, de Gaia, de Saras… el nombre lo da la procedencia, no es significativo. Sabes que lo que hoy sirve mañana ha cambiado y viceversa porque todo se transforma.
    Dejas tus huellas en la nieve que cruje de forma peculiar a tu peso, es una sensación agradable que hacía mucho que no habías sentido, y ésta de ahora es una nieve inmaculada que nadie ha hoyado nunca, eres el primero que pasas por ella y es agradable volver a sentir esa sensación tan placentera, y entras en una formación de niebla que oculta en bosque y que te rodea para darte la bienvenida, siempre te ha gustado, máxime cuando te encuentras entre ella de corazón, como una compañera de camino, necesaria para mantener la humedad en las praderas, acantilados, vertientes, y para hacer continuidad entre la evaporación, la condensación y la próxima lluvia en los terrenos donde sea necesaria.

    Como si hubieras pretendido hacerlo de pronto empieza a llover, las gotas caen en el bosque, la nieve ha quedado lejos, ahora es un ambiente tropical en el que las grandes hojas llenan todo, adviertes como las grandes gotas caen como a cámara lenta sobre las grandes hojas, como quedan suspendidas en el aire en una danza preciosa y como vuelven a rebotar fragmentándose en trozos más pequeños en un juego visual en el que quedas prendado de tanta belleza, el sonido se llena de gotas de lluvia haciendo que sea un ritmo brioso y enérgico que es agradable sobre todo cuando no te mojas, cuando eres un observador y cuando solamente estas sintiendo sensaciones.
    El viento empieza a alejar las nubes y aparece unos claros en el cielo, donde al poco rato se empieza a formar un arco iris precioso que vienen a saludarte, a formar parte de ti, a que sepas que en cada color tienes representado un chackra en tu propia Esencia, al igual que en tu propia Corona de los Elohim que prende sobre tu frente desde antes de encarnar y que brilla incesantemente anunciando a todos que formas parte de la Creación, que eres una hermosa Chispa Divina que está en formación y en periodo de adiestramiento para alcanzar tu Ascensión Planetaria y volver a recuperar tu forma Divina después de haber pasado por todas las pruebas y encarnaciones que te hayas propuesto al objeto de llegar a ser como el Hacedor y hasta quizás en un futuro poder dar vida a una Galaxia o conjunto de Planetas en un sistema floreciente para continuar con tu trabajo como Hijo de Padre-Madre Dios.

    Es por ello que puedes tener todo este tipo de experiencias sin ningún esfuerzo, porque se encuentran grabadas en tu interior para que dispongas de ellas cuando necesites encontrarte con tu Padre y Madre en otro plano y percibir la perfección, simetría y orden Universal donde te estás cultivando hasta completar el ciclo de encarnación propuesto con tus Maestros y Responsables en la pre encarnación.

    Alto de Badarán 8 del 8 de 2.008

    Fuente: El Blog de Mar
    • Blogger Comments
    • Facebook Comments

    0 comments:

    Publicar un comentario

    Agradecemos sus comentarios y esperamos contestarlos todos en caso de que algún comentario no se contestado hagannoslo saber via e-mail a: comentarios@loveandproductivity.com

    Item Reviewed: EXPERIENCIAS DE INTERIORIZACIÓN Rating: 5 Reviewed By: LYP
    Scroll to Top